Historia

A lo largo de la historia republicana de Perú y Ecuador la frontera fue motivo de desencuentro y conflicto que generaron constantes enfrentamientos, lo que no permitió establecer una cooperación y desarrollo común, esto trajo como consecuencia que en la región fronteriza hubiera una escasa inversión de los Estados y de agentes privados debido a la falta de confianza entre ambos países, lo que se tradujo en un mayor empobrecimiento y abandono de las poblaciones allí existentes.

Con la firma del Acta Presidencial de Brasilia, el 26 de octubre de 1998, los gobiernos de Perú y Ecuador en base a los entendimientos alcanzados, se culmina el proceso de conversaciones previstas en la Declaración de Paz de Itamaraty del 17 de febrero de 1995 y se da término, en forma global y definitiva, a las discrepancias entre las dos Repúblicas.

En esa misma fecha se suscribieron el Tratado de Comercio y Navegación, el Convenio de Aceleración y Profundización del Libre Comercio entre el Perú y Ecuador, así como Acuerdo Amplio de Integración Fronteriza, Desarrollo y Vecindad, además de otros que permitieron eliminar la causa principal de conflicto estableciendo las condiciones necesarias para lograr construir una relación bilateral basada en la cooperación y la confianza mutua.

Posterior a la suscripción de los Acuerdos en Brasilia, el 26 de octubre de 1998, la relación bilateral entre el Perú y el Ecuador varía dramáticamente se establece un clima de diálogo positivo que permitieron consolidar el proceso de paz, impulsando, además, la cooperación entre ambos países.